Para mantenerse seguros, los certificados deben usar claves que tengan al menos 2048 bits de longitud.